Compartir

La industria del videojuego

por Miguel García Torres

 

Es la primera vez que en Marketing Audiovisual analizamos la importancia de la industria del videojuego. No obstante, cabe decir que resulta esencial echar un vistazo a un área que mueve tantos millones de euros al día a lo largo del mundo. 

La industria del videojuego se trata de una forma de entretenimiento digital muy extendida en amplios sectores de la población, especialmente entre los jóvenes de ambos sexos de los países más desarrollados. El número de usuarios no ha dejado de crecer en los últimos años.

La solidez de las industrias que elaboran estos productos culturales han producido un positivo impacto sobre la economía de los países donde se asientan (principalmente en EEUU, Japón y Gran Bretaña). La evolución en este sector no ha sido fácil debido a las constantes innovaciones tecnológicas, a las difíciles situaciones económicas y a los aspectos socioculturales. Además e ello, se ha encontrado en un escenario de alta volatilidad y fuerte competitividad. Respecto al público, el descenso de los precios tanto en juegos como en consolas ampliará los parámetros de los usuarios, extendiendo la base hasta llegar a otros sectores de la población más comedidos a la hora de gastar dinero en este tipo de productos.

Así pues, la industria de los videojuegos tiende a orientarse hacia un mercado de masas, buscando nuevos consumidores con precios más bajos y productos más variados y sofisticados. Para atraer a esos nuevos segmentos de la población será necesario, ofrecerles productos de alta calidad técnica, adecuados a cánones narrativos ya asentados por el resto de las industrias culturales, y que ofrezcan una gama más amplia de posibles gratificaciones y necesidades. Esta búsqueda de mercados masivos producirá también un encarecimiento de los costes y la necesidad de mayores inversiones –para adquirir derechos de propiedad intelectual, para producir con calidad, para promocionar los productos, etc. Puede que se opte por elaborar productos que se puedan amortizar con facilidad entre miles de usuarios de características diversas; es decir, productos pensados para amplísimos mercados globales homogéneos. Más allá del entretenimiento algo que es básico para niños, existen diferencias por ejemplo, a los mayores les gustan los juegos que necesitan paciencia y reflexión.

El videojuego como cualquier otra producción audiovisual ahora tendrá el apoyo económico y cultural del gobierno, y eso es una oportunidad para que la producción española empiece a ser reconocida. Gracias a la gran variedad de juegos destinados a todas las edades, los videojuegos cada vez son más consumidos por el público en general, llegando incluso a tener más ventas que la música o el cine.

Por otra parte, el receptor no recibe un mensaje que interpreta o decodifica en un contexto dado; sino que de algún modo, se encuentra inmerso dentro del videojuego. La simulación es uno de sus pilares básicos de esta forma de entretenimiento. A lo largo del proceso interactivo, ninguna decisión resulta realmente obligatoria, puesto que siempre existe la posibilidad de corregir lo hecho en el último momento.

Una muestra de que los juegos tienen beneficios para todos. – Fuente: Pinterest

A pesar de que los videojuegos están provocando sedentarismo entre los jóvenes, las empresas buscan alternativas como los productos de Wii, el cual intenta disminuir esta tendencia incorporando juegos en los que lo importante es no parar de moverse. Estos productos no van a dejar de vender porque el público los necesita como forma de entretenimiento. Los usan entre otras cosas para divertirse con más gente, relajarse…y resultan más eficaces en este sentido que ir al cine o escuchar música.

En muchas ocasiones nos quejamos de los videojuegos por su violencia o por su poco nivel educativo, sin embargo creo que la televisión puede proporcionar más violencia y resultar menos educativa, tan solo tenemos que sentarnos delante de ella y mirar. Además, los videojuegos también proporcionan una ayuda para conocer los nuevos medios y las nuevas tecnologías, lo cual no ocurre en otros medios como el cine o la televisión, donde el espectador permanece mucho más pasivo.

Una de las cosas positivas que tiene jugar a videojuegos, a diferencia de otros medios, es que juegas con más gente y favorece el trabajo en grupo. Al contrario de lo que se pueda pensar, éstos no desencadenan la decadencia de las relaciones sociales, sino que pueden llegar a estimular actitudes positivas de socialización. Así, es oportuno y conveniente analizar las potencialidades que los videojuegos podrían tener dentro del proceso educativo. No obstante, es fundamental saber cuáles son los criterios de selección que deben prevalecer en el momento de adquirir videojuegos y proporcionarlos a los niños y adolescentes.

Un buen artículo sobre el uso de los videojuegos para los niños.

Los prejuicios e ideas que se tienen respecto a los videojuegos, son negativos, ya que se les ha responsabilizado principalmente de aislar al jugador, incitar a la violencia y producir adicción. Sin embargo, se ha comprobado que cuando un niño juega con videojuegos desarrolla habilidades y destrezas propias de la psicología social que inciden el proceso enseñanza-aprendizaje. Es importante que el adulto tenga conocimiento sobre los aspectos positivos que tienen y que por su utilización, pueden afectar de forma benéfica al desarrollo psicológico y cognitivo de los menores. Si bien es cierto que existen videojuegos violentos, también es importante señalar la existencia de videojuegos inofensivos al jugador, por lo que no resulta conveniente etiquetar a esta clase de productos como elementos dañinos, ya que el efecto por el uso de los mismos, dependerá del material lúdico en cuestión.

Clasificación de los juegos según edades – Fuente: PEGI

Los videojuegos también desarrollan otros tipos de inteligencias, especialmente las espaciales, y refuerzan aquellas habilidades que se requieren en el campo de las nuevas tecnologías. Se juega principalmente para obtener placer, ya que el individuo satisface motivaciones internas como lograr un estado de ánimo, alcanzar determinados objetivos y/o adquirir un grado de maestría o habilidad, además de ejercitarse cognitiva o intelectualmente.

Esperemos que os haya gustado esta entrada de Marketing Audiovisual y que os animéis a escribir vuestros comentarios. Os dejamos con nuestro lema.

“Siempre tienes algo que aportar”

Hasta pronto…

Facebook Comments