Compartir

LA FIGURA DE UN EMPRENDEDOR EN EL CINE

por Miguel García Torres

 

Hoy tenemos una entrada interesante en Marketing Audiovisual. Imaginad que estáis preparados para emprender una idea de negocio, algo que no es fácil en España debido a las carencias existentes. Ahora imaginad que esa industria donde os queréis adentrar es ni más ni menos el cine. Aquí os dejamos un ejemplo de alguien que está intentando crecer desde hace años. 

El director Stan Valen.

STAN VALEN

Perfil profesional:

Stan Valen es un director de cine de bajo presupuesto, tildado inclusive de cine underground. Este joven realizador combina su propia visión y su propia narrativa cinematográfica con la de su director fetiche, Jesús Franco.

Como resultado nos encontramos con unas películas de bajas pretensiones y alto contenido erótico dentro de su propia narrativa. Las comedias festivo eróticas o erotismo gótico son actualmente sus especialidades.

La industria se forma en diversos sectores en los que se encuentran varias ligas profesionales, a pesar de que el cine underground se puede considerar de una categoría inferior, es un género que cuenta con bastantes adeptos. Éso es precisamente lo que este director busca al realizar sus obras, es decir, que la gente pase un buen rato y se ría. Para bien o para mal, gusten mucho o nada, este tipo de películas siempre dan de qué hablar, especialmente en circuitos underground.

Enmarcarlo en la industria y definir su papel:

El papel que juega este director en la industria es el de un joven soñador que quiso continuar un ciclo que parecía muerto actualmente, una narrativa visual sobre-explotada.

No obstante, atendiendo a su propia visión, ha conseguido crear films como: “Lesbo Killer Dolls”, “Vampiras in the Night”, o su última obra, “Malditas y condenadas”. Todo este trabajo ha sido llevado a cabo bajo la co-dirección de Emilio Schargorodsky, mano derecha de Jesús Franco en una docena de películas.

Con lo cual, enmarcarlo en la industria sería complicado, pues éste no busca una atención especial ni darse a conocer más allá de lo que sus film le permitan. Si hablamos de la liga y los peldaños de la profesión, sin duda lugar a dudas, éste se encontraría en el más bajo e infravalorado, algo que no preocupa al realizador por ser el que por una parte más libertad le otorga.

Cartel de la película Lesbo Killer Dolls

Peso de la profesión:

Es una profesión muy beneficiosa, especialmente para conocer a gente interesante y vivir momentos únicos. Un rodaje, sea del tipo que sea, de por sí, es un momento único y distinto. Con 5 años en la profesión, es difícil asumir un peso o una carga que ésta misma implique.

La mayoría de momentos vividos son beneficiosos, aunque el mismo Stan asegura que también es consciente de querer cambiar de género o temática con el paso del tiempo, para así enfocarse a otros terrenos que a nivel personal le interesarían realizar.

Póster de su ópera prima, el film “Lesbo Killer Dolls”

El personaje dentro del marco profesional:

Stan Valen es un director novel de cine underground. Al tiempo que en trabaja como director también ha realizado otro tipo de funciones dentro de esta industria:

Como actor: “Infección Zombi”, “A tu vera”, “Dejando Huella”, “Cenizas bajo el mar”, “Pata Negra 4: Despiece”, “El amor nunca muere” y “Ni fácil ni difícil”.

Como guionista: “Psychotronic Blue”, “La cocina de Tania”, “Vampiras in the Night” y “Los profundos sueños de Jennifer”.

Como productor: “Psychotronic Blue”, “Jóvenes inocentes” y “Los profundos sueños de Jennifer”.

Como ayudante o asistente de dirección: “Cenizas bajo el mar” y “2610 – M.A.Y”.

Como cámara y asistente técnico: “Vampiras in the night” y “2610 – M.A.Y”.

Como editor: “Vampiras in the Night” y “Lesbo Killer Dolls”.

A continuación, unas instantáneas de su último film, “Malditas y condenadas”, obra que ha tenido muchísima polémica con el sector eclesiástico, motivo por el cual se retrasó su estreno:

Dificultades y oportunidades en esa industria:

Las dificultades en la industria están presentes en todos los sentidos, especialmente si hablamos de cine de explotación o de temática concreta.

Pese a estos contratiempos, el director afirma que hay muchísimas oportunidades en esta industria, empezando por la financiación y también en el proceso de distribución. El realizador es contundente en este aspecto y asegura que “cuando se logra, cuando por fin puedes mover tu producto y lo que es mejor, interesa, es algo muy beneficioso a nivel personal”

Cartel de Vampiras in the night.

Análisis de los tipos de empresas / industrias:

Evidentemente, si hablamos de empresas que actualmente se dediquen a la distribución de este tipo de productos, el catálogo de distribuidoras se quedaría muy corto.

A pesar de ello, no es imposible el llegar a encontrar oportunidades. Actualmente, existen varias distribuidoras que se dedican al cine de género, y gracias a ello, se pueden distribuir esta clase de productos y darles a conocer en la profesión de una forma más digna. También hay que ser consciente de que en pleno auge del mercado DVD, no hace tantos años, este tipo de films se seguían distribuyendo y con muy buenos resultados comerciales, algo que a día de hoy sería impensable.

Datos económicos:

Stan Valen no puede proporcionar esta clase de datos por diversas razones. El director especifica que “esto son temas personales, por ejemplo en cuanto a la cuestión de los pagos existe una cláusula de privacidad en mi contrato y debería de consultarlo con los productores, aunque a continuación te contestaré de otra forma…”.

De tal manera, el director prosigue diciendo que “suelen ser films de bajo presupuesto, podemos estar hablando en torno a unos 3-000-5.000€ por producción”.

Ayudas y subvenciones:

En palabras del propio director, asegura que “hablar de ayudas o subvenciones es equiparable a ganar la lotería. No hablemos si éstas son de una temática concreta que no va a gustar a todos y que incluso puede llegar a ofender a algunos sectores mas tradicionales. No he pedido ninguna, ni he organizado ningún crowdfunding, pero sí he tenido la suerte de contar con varios productores que han cumplido mi deseo de llevar a cabo estos films”, afirma el realizador.

Echando una ojeada en Internet, no hay ningún tipo de ayuda específica para esta clase de género cinematográfico a nivel nacional, pues no está lo suficientemente “reconocido” como tener ese apoyo.

Conclusiones:

La distribución de estos productos se suele llevar a cabo en base al DVD, industria todavía vigente y que aguanta como puede ante las nuevas tecnológicas. Otra opción es el formato VOD, la venta del visionado online del film a través de páginas de cine concretas que funcionarían como un antiguo video-club. La peor parte de ambas opciones, la piratería.

Realizar un género tan concreto, dentro de una industria tan creativa, puede ser difícil por las dificultes antes descritas que se presentan por el camino, pero a la vez es un tipo de género que te otorga una libertad total en todos los sentidos, algo que no pasaría rodando un film con un presupuesto descomunal y con temática abierta al gran público. 

Para acabar esta entrada en Marketing Audiovisual os dejamos con un par de ejemplos de promos de los proyectos de Stan Valen. Esperemos que su ejemplo sirva para que muchos más jóvenes se animen a emprender. Os dejamos con nuestro lema:

Siempre tienes algo que aportar”

Hasta pronto…

Facebook Comments