Compartir

Posicionamiento estratégico digital – Estrategia para social media

por Miguel García Torres

En Marketing Audiovisual buscamos ayudarte con tu estrategia de comunicación digital. Posicionar un negocio no es nada fácil, por eso creemos que es necesario seguir una serie de pautas para poder crecer de forma continua sin hacer trampas. A continuación, analizaremos cómo se pueden dar los primeros pasos en posicionamiento estratégico digital dentro de nuestra estrategia de social media.

POSICIONAMIENTO ESTRATÉGICO DIGITAL:

Generar tráfico web: A través de las redes sociales trabajando mucho en el posicionamiento orgánico (SEO). También podremos hacer uso de herramientas de posicionamiento pagado (SEM) para momentos puntuales. Con campañas de Google Adwords conseguiremos posicionar en los primeros resultados de los buscadores a través de las palabras clave que elijas.

Creación de una nueva imagen de marca: Algo que no tenga relación alguna con las típicas campañas publicitarias que se realizan, enfocadas principalmente a un público muy genérico. En este sentido tienes que poner toda la carne en el asador y ser lo más original que puedas, es decir, todo un referente para tus seguidores. Debes elaborar un buen plan de contenidos, el cual te permitirá mejorar el alcance de tus publicaciones. Necesitas generar un engagement entre tu público potencial y marca en redes sociales a través de todas las interacciones posibles (comentarios, retuits, compartidos, etc.)

 

Captación de leads: La captación de clientes es esencial. Un ejemplo de ello es conseguirlas direcciones de correo proporcionadas en webs, aunque debido a la protección de datos debemos respetar al máximo la privacidad del usuario, pues en todo momento se debe ofrecer la posibilidad de quitarse la suscripción o evitar el recibir newsletters a través de correo electrónico. En definitiva, toda la información que recolectemos deberá ser siempre con el consentimiento de los usuarios.

PASOS PARA LA ESTRATEGIA DE SOCIAL MEDIA:

Hasta ahora hemos recopilado las bases, un pequeño aperitivo para entrar de lleno en materia y poder confeccionar una estrategia de social media.

  1. Analizar nuestra idea de negocio:

Servicios y/o productos que ofrecemos (conocerlos a fondo).

Target al que nos dirigimos (identificarlo correctamente).

Localización (hasta dónde operamos o pretendemos llegar).

Competitividad (saber si podemos ser competitivos).

Reputación de marca (conocer lo que se dice de nosotros en las redes).

Analizar la competencia (ver sus carencias y fortalezas)

Reconocer el mercado (saber el mercado al que nos dirigimos).

  1. Estudio de las palabras clave: Siempre es bueno hacer una planificación de palabras clave de Google y utilizar herramientas para el análisis de éstas.

  1. Análisis de la competencia: Debemos tener en cuenta dos tipos de aspectos acerca de nuestros competidores.

A) Aspectos cualitativos: Seguidores, estrategia de fidelización que emplean, frecuencia de sus publicaciones, tipo de contenidos que expanden, etc.

B) Aspectos cuantitativos: Respuestas a seguidores, calidad de los usuarios que tienen, concursos, promociones y sorteos que barajan, etc.

  1. Análisis de idoneidad: Buscar siempre la calidad antes que la cantidad y saber qué resulta más práctico para nuestra idea a través de la propia experiencia.

  1. Optimización del SEO: Necesitamos analizar cómo posicionar nuestra idea de negocio a través de muchos factores a tener en cuenta: elección de la URL, elección del nombre, contenido de la descripción de la idea de negocio, número de tweets, etc.

 

 

  1. Análisis de los objetivos: Tanto generales como específicos.

A) Objetivos generales: mejora del branding, uso de las redes sociales para atender al cliente, creación de una comunidad social e interactiva, etc.

B) Objetivos específicos: creación de contenidos de calidad sobre una temática, diferenciación con respecto a la competencia, transmisión de unos valores en concreto, etc.

  1. Planificación: Es necesario analizar que se están cumpliendo las acciones planificadas. Nos serán útiles el crear listas de acciones específicas, un calendario de publicaciones y actividades, quiénes son los responsables de cada acción, etc.

  2. Medición: Es la clave para alcanzar los objetivos. En este caso tenemos que ser claros y analizar si el trabajo en redes sociales está siendo fructífero. Algunas aspectos que tendríamos en cuenta son: la medición del ROI y el engagement, la reputación de marca, el nivel de crecimiento de usuarios, el resultado de ciertas promociones, etc.

    La fórmula básica para calcular el Retorno de la Inversión.

     

  3. Inspiración: Buscar un carácter diferenciado a través de las redes sociales.

Con todo ello, esperemos que os animéis a arrancar vuestro propio negocio y que os sirvan de ayuda estos pequeños consejos. Nos vemos en la próxima entrada de Marketing Audiovisual, que de buen seguro seguirá apostando por la máxima utilidad y frescura. Os dejamos con nuestro lema.

Siempre tienes algo que aportar”

Hasta pronto…

Facebook Comments