Compartir

 

ANÁLISIS DE LA FIGURA DEL PERIODISTA

por Miguel García Torres

El siguiente artículo de Marketing Audiovisual se basa en mi opinión como estudiante que soy de este campo tan interesante y maravilloso. Generalmente la figura del periodista se engrandece para verse reflejada como el profesional ideal. Ello implica que este trabajador de la información adquiere como responsabilidad la obligación de respetar unos principios y valores éticos basados en la búsqueda de la verdad por encima de todo y de todos.

Muchas veces existe esa posibilidad de palpar la tensión al publicar un diario, ir detrás de un acontecimiento y relatarlo como noticia, persistiendo en la labor de encontrar la verdad y todo lo que ello supone. Pese a que los periodistas busquen la objetividad en sus publicaciones, sus relaciones y vidas personales les afectan y condicionan en su trabajo, por lo que eso les hace ser más humanos, y por tanto, vulnerables a la hora de trabajar. Aún así, finalmente la ética en su trabajo se impone haciendo que reluzca de nuevo su profesionalidad.

Los buenos periodistas no tienen amigos, tienen fuentes. Sin lugar a dudas, ésta es una de las premisas más importantes a tener en cuenta en el mundo del periodismo, ya que la fuente con la que se cuenta debe de ser fiable y creíble. Esta frase clave resume lo que debe ser la esencia de todo periodista, actuar de acuerdo a su labor social. Por consiguiente, a pesar de todas aquellas trabas que presentan los principales poderes políticos y económicos a través de su manipulación, el periodista debe de ser el “héroe” y responsable de hacer justicia.

Rosa María Calaf es considerada la mujer pionera del periodismo en España.

Siempre existe y existirá un juego entre política y periodismo como sucede en la actualidad con los medios de comunicación, las conspiraciones o el espionaje de corporaciones. En el mundo actual, tal y como auguraba el pasado, las desigualdades sociales siguen persistiendo a lo largo de territorios, como bien reflejan las distintas fuentes de información alrededor del planeta.

La codicia o la corrupción son ejemplos de una ambición universal que no desiste, siendo los grandes profesionales de la información los encargados de destapar en parte estos asuntos. Desde el propio caso Watergate en los años 70 en los Estados Unidos de América, pasando por numerosos países como España donde a día de hoy existen figuras públicas corruptas que incluso forman parte de las filas de partidos políticos gobernantes. Así pues, el periodismo no ha dejado de estar ligado con la responsabilidad social de todos, siendo la vía para hacer llegar la información al ciudadano. La sociedad actual define un juego dominado por una clase política en la que los ciudadanos únicamente están protegidos por los profesionales de la información.

Una película que os recomendamos y que analiza muy bien el papel del periodista es “La Sombra del Poder” con Russell Crowe.

Uno puede llegar a preguntarse cuestiones de tipo: “cómo ser un medio relevante y dar las noticias de última hora cuando se compite contra los temidos blogs”, hecho que ha provocado que sean numerosos los diarios que han cerrado su producción para introducir contenidos online. Eso sí, a pesar de los cambios que se presenten en el futuro, el periodista siempre seguirá siendo la clave de todo, ya que su ética y profesionalidad condicionan la calidad de la información aportada. Por otra parte, también hay que tener en cuenta una característica que permanece tanto en el periodismo tradicional como en el digital, el llegar a transmitir el ritmo de vida frenético al que se someten los periodistas cuando trabajan en un periódico.

La premisa es clara, no es únicamente el obtener la noticia, sino que hay que hacerlo de forma rápida evitando que te entorpezcan los obstáculos a la hora de publicarla. La unión entre profesionales que se sirven de distintas eras del periodismo de información, digital y tradicional, puede ser muy útil para criticar el contexto político del momento, cuestionando así el futuro y presente de la prensa en papel. Así, es notoria la figura que tiene el periodista como salvador patriótico, eso sí, no está libre de pecado ya que muchas veces cruza ciertas barreras consideradas estrictamente morales.

Aún así, tanto el modelo antiguo como el actual tienen un contexto que les asimila, y es que un periodista ha sido y es capaz de hacer tambalear las estructuras de toda una nación. Es aquí donde entra en juego la codicia, corrupción y ambición del lado humano, aspectos que empañan la verdad, integridad y honestidad de numerosas personas.

A continuación, una recopilación con las 10 mejores películas de periodistas:

Esperemos que os haya gustado este artículo de opinión sobre periodismo y su vital importancia para la sociedad. En Marketing Audiovisual también creemos necesario reivindicar la figura de todo comunicador para que no se pierda el derecho fundamental de la libre información. Os dejamos con nuestro lema hasta la próxima ocasión.

“Siempre tienes algo que aportar”

Hasta pronto…

Facebook Comments