Compartir

 

Cómo crecer en Youtube y tener éxito (Parte 1) Fallos más comunes de youtubers

por Miguel García Torres

El siguiente artículo de Marketing Audiovisual pretende ser una guía de ayuda para todo aquel usuario interesado en crearse un canal de Youtube y aprender las lecciones más básicas y valiosas para crecer en esta plataforma. Esta publicación partió de la idea de ser una especie de “autoayuda” tras ver las malas prácticas con las que comulgaba en esta plataforma. Actualmente no tengo ningún interés de grabar vídeos en Youtube hasta no estar bien seguro de cómo lo voy a hacer y qué es lo que quiero transmitir a todos los niveles. Por esta misma razón, te animo a que tomes muy en serio estos consejos que he ido recopilando durante días para que te marques un objetivo en Youtube, pues parten de los mismos errores que he cometido durante casi 8 años.

Fallos comunes en la estrategia:

¿Qué es lo más normal que suceda cuando alguien tiene prisa por tener éxito a través de su canal de Youtube? La respuesta es sencilla, que cometa toda una serie de errores que le lleven a lo contrario. A continuación, detallamos una serie de fallos que la gran mayoría de personas cometen a la hora de comenzar su negocio en esta plataforma online.

  1. Tener prisa en crecer en suscriptores: Si ya es muy complicado conseguir miles de seguidores, imaginad aquellos que se empeñan en obtener la friolera cantidad de 1 millón de fanáticos en menos de 1 año. Un canal de verdad crece paso a paso, ganar suscriptores en muy poco tiempo es una manera más de diluirse de forma rápida. Normalmente, cuando se crece de la noche a la mañana suele ser porque se trata de una moda pasajera, o bien porque se sustenta gracias a algún escándalo (polémica, prácticas publicitarias fraudulentas, etc.)

  1. No comulgues con la práctica del intercambio de suscriptores: El famoso “subscríbete a mi canal y yo me subscribo al tuyo” no funciona. Con 100.000 suscriptores no vas a conseguir sobrevivir, es decir, no importa la cantidad de suscriptores que tengas sino la fidelidad por parte de ellos y el número de reproducciones. Si detrás de tu trabajo no hay personas que ven esos vídeos y los comentan, toda efectividad se perderá en el camino. Tan solo tienes que hacerte la pregunta de si serás capaz de subscribirte a todos esos canales que te piden tu ayuda a cambio de la suya. Es imposible favorecer a toda esa gente y aplicar esta práctica con el material que esos mismos colaboradores están subiendo.

    Ciertos usuarios hasta aprovechan los directos que ofrece Youtube para hacer publicidad deshonesta.
  1. No ponerse en el lugar del suscriptor: Tienes que adaptarte un poco a sus gustos, especialmente a la forma que tiene de ver los vídeos y al poco tiempo que dispone para prestarte atención. No puedes hacer vídeos con poca energía o vitalidad, si te ven aburrido estarás acabado. Busca siempre la manera de mantener la atención del espectador. A la gente no le importa cuánto tiempo te cuesta hacer un vídeo, lo que les interesa es que les entretenga. Escucha a la audiencia, no caigas en trucos baratos de promoción de tu canal. El contenido te tiene que gustar, pero te tienes que inclinar siempre un poco más a lo que te demanda tu audiencia.

  1. Reflejar una desesperación: No hagas chantaje emocional para atraer visitas. Ir de víctima o impacientarse queda mal. A nadie le interesan aquellos youtubers que parecen estar desesperados por obtener visitas, subscriptores y dinero. El SPAM nunca ha servido de algo, por lo que tampoco te aconsejaría pedir recomendaciones. No busques recomendaciones de canal sin tener contenido en tu canal, la gente se fideliza cuando ve varios vídeos tuyos. No seas pesado con lo de pedir “me gusta”, “suscribirse”, etc. Hay que ser conciso y no abusar de la confianza de nuestra audiencia. En realidad es mejor no pedir estas cosas a las personas que vean tus vídeos, simplemente lo señalas en la descripción o al final a través de los típicos botones. Si lo que recaudes es lo que te recompensa, te aseguro que no lo harás del todo bien ni llegarás a sentirte satisfecho con tu trabajo, puesto que lo primero es que te guste lo que haces. En mi caso particular he llegado a ganar más de 400 euros al mes en esta plataforma, eso sí, haciendo vídeos que no explotaban al máximo mi creatividad, por lo que la recompensa no era real. Es mejor ganar menos y crearse un buen portafolio, así que ten calma y confía en que en el futuro se traduzca en más dinero.

  1. Nunca dependas de nadie: Para crecer es esencial que te centres en tu trabajo y no que esperes la caridad y ayuda de tus familiares, amigos, compañeros y otros. Al final siempre va a suceder lo mismo, la gente no te apoyará, te quedarás solo y lo verás todo más complicado, pero es ahí cuando tienes que armarte de paciencia, valor y ganas para continuar.

  1. La obsesión con ser viral: No busques la viralidad, simplemente haz vídeos de forma metódica y agradable al buscador. Lo importante es que tenga impacto a lo largo del tiempo y que puedas conservar a la audiencia. Menos del 1% de los vídeos (el 0,4%) se llega a viralizar. Lo primero es saber cómo venderte y elaborar un plan de marketing.

El siguiente ejemplo muestra un caso muy disparatado de un chico adolescente que buscaba la fama en Youtube a toda costa. No tuvo suerte y ahora cayó en el olvido.

  1. No incluir descripción en el vídeo: Nunca dejes la caja de descripción vacía. Youtube se fía de lo que ponemos en este apartado. Acto seguido, es esencial hacer un resumen extenso y con las palabras clave.

  2. Abusar de los mensajes privados: Evita mandar mensajes privados para publicitar, el SPAM está muy mal visto. No hagas este tipo de publicidad en los comentarios, la gente te dejará en evidencia y te denunciará el perfil. Si mandas un mensaje tienes que hacerlo de manera personalizada.

  3. Demasiados enlaces en la descripción: No uses muchos links en la descripción del vídeo porque te pueden penalizar por SPAM.

  4. Exceso de perfeccionismo: No hay que tardar tanto en hacer las cosas, no mucha gente va a valorar lo que tardes en realizar tu vídeo. No todo se puede hacer de manera perfecta. La práctica hace al maestro, eso sí, sin llegar a obsesionarse.

  5. Falta de profesionalidad: Cuando no estás documentado, no llevas un guión, el sonido es malo, no está bien editado, etc. Todo ello resta credibilidad. La dejadez es lo peor, no hay que ser vago.

    Salvador Raya es un ejemplo de poca profesionalidad a la hora de hacer un vídeo, tanto que hasta resulta evidente que no se prepara nada: guión, tiros de cámara, etc. Lo curioso es que es su mejor seña de identidad, la cual hizo que tuviese un relativo éxito hace un par de años. 

  6. Pensar que tus seguidores no tienen vida social: La gente cuando no trabaja no ven los vídeos. Tratamos de verlos cuando nos aburrimos, algunos incluso los llegan a ver en el trabajo. Sacar un vídeo entre semana normalmente es mejor idea que hacerlo durante el fin de semana, días en los que la gente suele salir, especialmente el sábado y mitad del domingo.

  7. Comprar la fama: No compres suscriptores, visitas o likes. No sirve de nada, malgastas tu dinero y tiempo. Piensa que esa gente no se subscribe por interés. Si quieres invertir hazlo en páginas como Google Adwords o Facebook Ads, aunque trata de hacerlo de manera estratégica y controlada. En el caso de usar Google Adwords en Youtube, asegúrate primero que tienes un buen material que promocionar. El resto de aplicaciones para aumentar en seguidores y visitas en tu canal y redes sociales no sirven, dado que en su mayoría practican la técnica del “like por like”, “subscripción por subscripción”, etc. Este tipo de publicidad es fraudulenta y te puede acarrear penalizaciones e incluso el cierre de tus cuentas.

    Crowdfire es una de esas herramientas que se utilizan para incrementar el número de seguidores pagando. El resultado obtenido no es más que un número que hace bulto.
  8. Hacer uso de material protegido con derechos de autor: No uses contenidos con copyright si no tienes permiso para hacerlo o si no estás seguro. Te pueden reclamar derechos y perder dinero o que te bloqueen tu cuenta. En última instancia, pueden incluso llegar a cerrar tu canal.

  9. Reflejar inactividad: No seas irregular. El visitante tiene que predecir cuándo vas a sacar un nuevo vídeo, de lo contrario pasará a ser un suscriptor inactivo dado que actualmente el feed de youtube funciona de manera distinta. La mejor forma de evitar los suscriptores inactivos es ser regular y no dejar que pase mucho tiempo entre un vídeo y otro.

  10. Acomodarse o relajarse: No te acomodes, analiza qué falla, diseña un plan de acción y arriesga creando cosas nuevas. La gente se aburre de ver siempre lo mismo.

Y hasta aquí nuestra entrada en Marketing Audiovisual, esperemos que os haya gustado y que sigáis la segunda parte de esta interesante guía para youtubers. Os dejamos con nuestro lema.

“Siempre tienes algo que aportar”

Hasta pronto…

Facebook Comments